LAREA PETS

Comparte la publicación

Esto lo ha escrito una de nuestras clientes sobre el proceso de Mascotas en el extranjero: 

Y esta es nuestra historia

Somos Bulldog, Totti, Luna Yoda, Patatas, y Gomita; aunque somos de diferentes países y raza, compartimos una historia en común.

Nuestro comienzo no fue fácil; hemos tenido que dejar nuestro terruño, nuestra barriada, y nuestros amigos del parque para venir a un país extraño. No podíamos escoger quedarnos porque el amor de nuestros dueños era mucho más fuerte que cualquier cosa, y así fue como nos echaron en sus «mochilas» y decidieron cruzar el charco. No nos querían dejar atrás; total, si lo logró Cristóbal Colón llevando a La Niña, La Pinta, y la Santa María, ¿cómo no íbamos a hacerlo nosotros?.

Búsqueda de vivienda de Larea.

¿Aceptan mascotas?

-«Lo siento, no aceptamos mascotas; lo destrozan todo.

– He tenido muy mala experiencia, no. – Uy, no quiero perros.

– Me encanta el perfil de su cliente, pero sin el perro.»

Nadie nos aceptaba pero aún así, todos querían saber algo más sobre nosotros. Preguntaban por nuestro tamaño, nuestro peso, cuántos éramos, e incluso si nos habían enseñado a comportarnos como ¡mascotas! Mientras, Piedad seguía orando.

Todo esto era como una telenovela de perros y gatos en la que ni aún nuestro mejor certificado de adiestramiento, ni nuestra guapura,  nos abría puertas con los propietarios de pisos.

Mensajes al cliente:

– Seguimos buscando…

– Mañana visitaremos éste…

– Éste lo acaban de alquilar…

Necesitamos una estrategia ?

¡Opss, se encendió la bombilla!

Mensaje al cliente:

Por cierto, ¿tienes alguna foto de tu mascota para que me envíes?

Es que, me gustaría poder responder con certeza cuando me pregunten qué raza es, tamaño, etc. etc.  Muy pronto vimos cómo nuestras fotos viajaron a través de un mensaje de WhatsApp hasta llegar a manos de Larea.

No pasaron muchos días hasta que fuimos siendo famosos. Nuestras lindas caritas empezaron a mover corazones, y algunos propietarios se llegaron a «pelear» por quedarse con nosotros! Bueno, realmente les interesaba muchiísimo el perfil de nuestro dueño (es que son los ¡mejores!) Eso Piedad no os lo había contado!

Aquella gente que un día nos rechazó, pronto quiso conocernos. Realmente, la estrategia y las oraciones, ¡estaban funcionando!

En mi caso, (Bulldog) el Sr. Javier propietario del piso donde vivo, pasó de decir:

«Lástima lo del perro de la chica mexicana porque me hubiera encajado perfectamente su perfil».

A:

«Jajaja Bueno, te llamo mañana y lo hablamos».

¡Menudo cambio de postura! Pero, ¿qué ha pasado? Lo que no sabíamos ni mi dueña ni yo, era lo del mensaje de Larea a Javier; sí sí, con el envío de mi foto iba un mensaje que decía:

«Bueno, siempre puedes dar un voto de confianza, no todas las personas son iguales y educan a sus mascotas de forma diferente, ¿no crees?

¡Un «voto de confianza», menudo gesto a mi favor! Gracias chicas. ?

Eso sí, Javier, quien al principio no quería saber nada de mí, se aseguró de subir una pequeñita cuota de 50€ al mes en el alquiler, para tenerme en su casa con mi querida Isabel.

Los días en Larea transcurrían con total normalidad, cerrando contratos de alquiler, buscando vivienda para otros clientes, visitando otros pisos para estudiantes, y sin llegar a imaginar cómo los días siguientes, toda aquella «tranquilidad» se iba a ver revolucionada por la llegada de mi amigo Totti.

Sí, Totti, un perro Vizsla, mucho más guapo que yo -eso decía Piedad- aunque no tiene ningún Certificado de la Federación Canófila Mexicana, como yo. Humm, eso fue lo que más le gustó a mi querido Javier… No soy guapo, pero sí soy muy bueno. Habría que preguntarle a ella, si se lo llevaría de mascota a Valencia… Ahí lo dejo…

La llegada del buen Totti, hizo espabilar otra vez a las chicas en cuanto a «estrategias caninas» se refiere. Al igual que a mi llegada, todo fueron peros y negativas -como dicen los humanos: «a veces la guapura no es suficiente»- mi amigo Totti también las pasó «canutas» al igual que mi amiga Piedad; ella fielmente volvió a incluir a nuestros dueños y a nosotros en sus oraciones.

Esta vez la luz se encendió rápidamente y Totti hizo su entrada triunfal para presentarse ante las chicas a través de otro mensaje de WhatsApp:

«Hola, nuestro perro es un Vizsla de unos 20 kg de mediano tamaño».

Inmediatamente, el equipo de las chicas reaccionó y se puso en marcha.

La búsqueda del hogar para mi nuevo amigo se convirtió en un nuevo reto que afrontaban. Un reto que requirió de mucha más paciencia, mucha más oración, alguna nueva estrategia, y muucha fe. Así fue, los «padres» de mi nuevo amigo, querían vivír en una ciudad llamada Vigo.

¿Dónde quedará eso, pensé?

Cuando lo supe, sentí penita… Totti y yo estaríamos a ¡600 km de distancia!

Creo, que debía de haber huelga de controladores aéreos, nunca vi a las chicas coger un avión para ir a aquella ciudad… Claro, pobrecillas no salen nunca de la Comunidad de Madrid, porque así lo dijo la Jefa. Sí, sí, la Jefa es aquella que trabaja mucho, y que aprovecha para hablar con su tía de Valencia, cada vez que va camino al despacho. Bueno, ese cotilleo me lo dijo Piedad…

La que sí pudo coger el avión fue Breisy; claro, es la otra jefa, se pudo dar el lujo de estar in-situ, comer rico, y no como las chicas.

Mientras continuaban con la búsqueda desde Madrid, y Breisy desde Vigo, yo sólo imaginaba cómo seria la nueva la vida de Totti en aquella ciudad. Viviría cerca de la playa, tendría nuevos amigos, nuevo vecindario. ¿Viviría la misma experiencia que yo cuando llegué?

Estaba con mis pensamientos en Vigo, cuando un mensaje llegó al grupo de WhatsApp de los clientes: «Nos ha gustado mucho el piso que nos ha enseñado José; le dijimos que puedes comenzar las negociaciones…»

¡Biennn mi amigo Totti ya tiene un hogar! Lo habéis conseguido otra vez chicas! Y como diría Piedad: «Oración, Fe, estrategia y hacer las cosas con excelencia, como si fuera para el Señor»

Sois las mejores, cumplís con los requisitos, con las expectativas, y cumplís los plazos. ¡Hurra hurra hurra!

Bulldog, desde Madrid con mucho cariño.

PD: Aunque os han saludado nuestras nuevas amigas, cuando se firme el contrato, cerraremos el 2023. Mientras tanto, os comparto el mensajito que os ha dejado mi amiga Piedad:»Al Señor toda la gloria y la honra porque el comenzó este trabajo, y hasta aquí nos ha traído en victoria. Gracias Señor Jesús, por responder a todas y cada una de mis oraciones y gracias por enseñarme que «no hay nada difícil para Dios»; gracias porque tú vas delante nuestro abriendo y allanando el camino, dándonos gracia delante de los demás y ayudándonos en cada dificultad. Gracias por renovar y restaurar nuestras fuerzas cuando nos hemos sentido flaquear; gracias de todo corazón mi Señor Jesús, por la familia que me has dado, bendícela y guárdala así como me guardas cada día. Que toda nuestra dependencia sea de ti y no de factores externos, porque tú te agradas y eres galardonado de aquellos que te buscan de todo corazón.

 

Deja un comentario